Las flores cortadas

flores cortadas

Un ambiente exento de flores cortadas, como podría ser una polvorienta oficina, una comisaría o un dispensario, revela la ausencia de unas manos femeninas o, al menos, la presencia de una mujer apresurada, poco femenina y un tanto rígida.

Muchos lugares tristes -cárceles, hospitales, oficinas públicas de fisonomía anónima- serían menos tétrico si estuviesen animados por una pequeña planta, una flor. Y sería también un bien para quienes trabajan allí porque notarían menos la aridez del ambiente.

Cerrado este preámbulo, por lo que a mí respecta si para completar un mueble tuviese que escoger entre una trivial figura y un jarrón de cristal con límpida agua y dos flores frescas me decidiría por este último tipo de decoración.

La esposa de un rico pintor de moda muy conocida en la sociedad internacional, tenía la costumbre de colocar en su salón parisién un jarrón con solamente hojas frescas, mientras que una de las bellezas refinadas de los años 30, sabía disponer las flores de tal forma que daban una extraordinaria impresión de frescor y vitalidad. Los lirios recién dispuestos casi gritaban en sus jarrones a la vez que explotaban en alegre fuente sobre sus petulantes tallos; los claveles blancos y rosas, fuertes y ufanos, parecían no tener que mustiarse nunca y las orquídeas ofrecían una rigidez casi metálica.

De la mansión de una gran dama inglesa podemos también sacar inspiración de sus detalles: Podía haber una flor de magnolia en un jarrón verde pálido sobre una mesa lacada, pero nunca había una abundancia caótica de objetos, ni una plétora de flores de invernadero…., Sobre una pulida mesa de encina, los jarros de cristal llenos de jazmín habían sido recién llenados de agua, aún hirviente de burbujas de oxígeno.

florero flores

Lo importante en la disposición de las flores es ser atrevidos, seguir el propio gusto, pasando por alto los esquemas fijos que todo el mundo sigue. Y cuanto más bellas y costosas sean las flores, tanto mayor simplicidad requerirán. Para las flores silvestres, por el contrario, la cosa es distinta: quién sabe apreciar su belleza las trata con importancia y sabe valorarlas.

No todos los que compran flores se toman después la molestia de cuidarlas cada día: muchos creen que, una vez las flores en contacto con agua ya no hay más que hacer. Y se equivocan. Las flores son seres delicados que no te ven ser abandonados así mismos a lo largo de su vida, aunque sea efímera, ahora ya separadas de la planta madre, exigen que cada día se piense en ellas.

Plantas de interior

Cultivo, tratamiento y cuidados de las plantas de interior

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *